Del mismo modo que sucede con la caliza, la arenisca también es una roca de tipo sedimentario que adopta los más diversos colores en la naturaleza. De gran resistencia al fuego y con propiedades antideslizantes, los productos elaborados a partir de este material aguantan muy bien el paso del tiempo tanto en interiores como en exteriores.