Oscuro, compacto y duro, y muy resistente al fuego. El basalto es una roca de origen volcánico que lleva usándose desde tiempos pretéritos en la construcción. Resulta un gran material para los trabajos de mampostería, asi como también para la pavimentación de suelos. Por su gran impermeabilidad, también es una buena opción para el recubrimiento de elementos exteriores.