La caliza es una roca sedimentaria que, al igual que sucede con el granito, posee una gran robustez y resistencia ígnea. Todo eso hace que sea un material muy apropiado para utilizar en exteriores, pero también para interiores por adoptar en la naturaleza colores muy variados.