Otra de las grandes rocas sedimentarias utilizadas en la construcción es la pizarra. Al estar compuesta en su mayoría por arcilla o ceniza volcánica, este material posee una gran impermeabilidad y durabilidad, lo que hace muy apropiado para el recubrimiento de tejados y cubiertas. Cabe destacar también que la pizarra es muy maleable y por eso es una de las rocas más apreciadas por los decoradores de interiores.